Chimpay, un pueblo pequeño con mucho encanto

Chimpay, cuna de Ceferino

Ceferino - Ser útil a mi gente
Ceferino – Ser útil a mi gente

Los últimos días en el Valle Medio de Río Negro estuvimos en Chimpay, un pequeño pueblo de la zona. En lengua mapuche su nombre significa vuelta, curva o arco, ya que el pueblo está en un meandro del Río Negro.

El pueblo es la cuna de Ceferino Namuncurá (1886-1905), declarado beato en 2007 por la iglesia católica y descendiente de un líder del pueblo mapuche. Chimpay es un pueblo que recibe mucho turismo religioso, hay grandes peregrinaciones desde distintos lugares del país. En agosto el pueblo puede llegar a recibir hasta setenta mil personas. Aunque nosotros no somos creyentes, nos llamó mucho la atención la historia de Ceferino. Nos gusta ver cómo se mezclan las costumbres mapuches con la religión católica, por ejemplo en la iglesia que está en el parque de Ceferino. Desde pequeño lo que quiso fue estudiar para ser útil a su gente, que en aquella época no lo estaba pasando muy bien.

La principal actividad económica del pueblo es la agricultura, cultivan fruta, y en especial cerezas. Es una pena que no hayamos venido al pueblo en época de cerezas. Son grandes exportadores y como buena adicta a las cerezas supongo que en alguna ocasión habré comido cerezas de la zona.

Los lugares crecen gracias a su gente

Regalos del municipio
Regalos del municipio

Nino, director de la escuela secundaria del pueblo, contactó con nosotros. Todo el pueblo se implicó con nuestro proyecto y durante los días que estuvimos allí dimos nuestro taller de física en todas las escuelas y a gente de todas las edades. Y no sólo esto, sino que  también nos hicieron una entrevista en la radio local, y estuvimos tomando mate con la gente del municipio y de turismo del pueblo. Además nos regalaron unas mermeladas y estampitas de Ceferino. ¡Muchas Gracias!

Motel de Chimpay
Motel de Chimpay

El municipio nos alojó en el motel del pueblo, un lugar acogedor y con un personal muy amable. Lugar muy recomendable para estar unos días en la zona.

Durante los días que estuvimos en Chimpay comimos en el Cacique. Se come  mucho y muy bien, y el personal del lugar es muy amable y atento. Está en la ruta al lado de la estación de servicio y el indicativo de que se come bien es que siempre hay camiones aparcados en frente. Creo que ese es el símbolo internacional de abundante y rica comida.

Estuvimos en todas las escuelas Primarias …

Empezamos dando nuestro taller en la escuela rural Nº 115, otra de las escuelas de la zona que están literalmente en medio de la nada. Mucha gente del pueblo prefiere que sus hijos vayan a estas escuelas ya que son más tranquilas. Tristemente quieren quitar el transporte que va a estas zonas y hacer que desaparezcan.

Aimé Painé
Aimé Painé

Fuimos también a la escuelas primaria Aimé Painé Nº 358. En esta estuvimos con chicos de entre 7 y 8 años y entre 12 y 13. Nunca habíamos estado con chicos tan pequeños y fue una gran experiencia. Preguntaron muchísimas cosas y antes de irnos nos pidieron autógrafos y todo! Me gustó que sobretodo algunas chicas estaban muy motivadas con el tema y parecía que querían estudiar.

En la primaria Nº 59 tuvimos también una gran experiencia con los chicos de últimos cursos. Preguntaron absolutamente de todo y el taller se nos alargó más de lo habitual. Preguntaron desde por qué soñamos hasta qué es el granizo. Aunque no supimos contestar a todas sus preguntas, nos motivó mucho ver a chicos con tanta curiosidad y tantas ganas de aprender!

… y también secundarias de Chimpay

Chic@s del secundario
Chic@s del secundario

En el Secundario Héroes de Malvinas Nº 25 dimos varios talleres. Lo pasamos muy bien con los chicos de último curso. La verdad es que es un placer dar una charla y que todos los chicos estén atentos, contesten a las preguntas que vamos haciendo en la charla y se involucren en el juego que hacemos después.

Por último dimos también la charla de física al secundario de adultos, gente entre 17 y 35 años más o menos. Fue también una muy buena experiencia y algunos estaban muy interesados.

Nino y los profesores del secundario hacen un gran trabajo. Se esfuerzan mucho para que los chicos tengan las mejores oportunidades. Recaudan dinero para hacer un intercambio con chicos de Estados Unidos, algo que lleva mucho tiempo y esfuerzo por parte de todos.

Un pueblo esforzándose por crecer

Turismo y radio local
Turismo y radio local

Da gusto ver cómo toda la gente del pueblo rema hacia el mismo lado e intenta hacer que el pueblo avance. Eso se nota mucho en los estudiantes con los que hemos estado. Eran chicos educados y muy interesados en aprender. Muchos de ellos querían estudiar, la pena es que algunos no pudieran llegar a hacerlo porque no tenían recursos económicos suficientes.

¿Ustedes son los científicos? Esperábamos que fueran más viejos jeje

En definitiva, fueron unos días muy agradables en los que lo pasamos muy bien. Era la primera vez desde que empezamos el proyecto que no estábamos en casa de algún familiar y nos sentimos como en casa. Todo el pueblo fue muy agradable y nos hicieron sentir como uno más. Fue muy gracioso ver cómo se sorprendían al vernos. Esperaban a dos científicos mayores con canas y guardapolvo (bata blanca). Al ver aparecer a dos chicos jóvenes se sorprendieron un poco. Pero para eso estábamos allí, para romper estereotipos y enseñarles que cualquiera puede estudiar ciencia. No hace falta ser  el más inteligente, simplemente es algo que te tiene que gustar y ponerle ganas y esfuerzo.

Nino, nuestro anfitrión en Chimpay
Nino, nuestro anfitrión en Chimpay

Muchas gracias Nino por esta experiencia inolvidable

Con el buen recuerdo que nos llevamos de Chimpay, damos por finalizado nuestro paso por el Valle Medio de Río Negro y continuamos nuestro viaje hacia Puerto Madryn. No sabemos dónde nos vamos a quedar ni qué haremos, pero esperamos que nos reciba alguna ballena.